viernes, 19 de junio de 2009

GRACIAS, VIEJA.

Mi QR Kilo en el Ironcat 06




Ayer sali a rodar con mi vieja Quintana Roo Kilo de 1998.
Hacia mucho tiempo que no salia con esta bici.
He rodado solo una hora y cuarto, pero he tenido unas sensaciones muy especiales. Por unos momentos, mientras rodaba acoplado sobre la vieja Kilo, he recordado mis primeros años de triatlon. Aquellos tiempos en que te sentias muy especial por ser triatleta. Aquellos tiempos en que los ciclistas con los que te cruzabas te miraban con una sonrisa en la que podias leer "mira este, donde va con la cabra".
Mi vieja Kilo y un mono De Soto, tambien veterano, han creado un efecto magico y, por unos instantes, me he trasladado a aquella tarde de Julio del 91 en que corri mi primer triatlon. El mismo calor, un paisaje casi identico, una vieja y autentica bici de triatlon....
Seguro que todos hemos tenido momentos de este tipo, en los que, sin saber por que, te sientes bien, te sientes tu mismo. Momentos en los que pedaleas sin sentir el viento de cara como un enemigo, sino como un aliado. Instantes en los que te fundes con tu bici y vuelas sobre el asfalto, casi sin esfuerzo.
La vieja Kilo ha salido dispuesta a demostrar que las modernas bicicletas de triatlon, con sus formas aerodinamicas, con sus ruedas de perfil, con sus carbonos de reflejos hipnoticos, le deben un respeto. Porque ella y otras aun mas viejas que ella fueron las que se atrevieron a romper con las formas, con las medidas, con los angulos impuestos hasta entonces. Porque ellas fueron las primeras bicicletas pensadas por y para triatletas.
Las sensaciones son lo importante y se pueden tener sobre una vieja y modesta Kilo del 98 o sobre una P4 de ultimisima generacion..
He aprendido a no obsesionarme con la ultima rueda o el manillar mas moderno y aerodinamico. A veces, queremos llegar donde nuestro nivel, ni deportivo ni economico, nos lo permite y olvidamos disfrutar de lo que tenemos. Prefiero invertir mi tiempo en entrenar y en disfrutar de lo que si tengo.

Al final me ha salido un post un tanto descoordinado, mezcla de sensaciones y alguna reflexion hecha un tanto a la ligera. Sera la falta de costumbre.
En fin, lo que queria decir es: acoplate y disfruta. Triatlon, tio. Acojonante...

8 comentarios:

PEZ dijo...

TRIATLÓN!!!!!

Mejor noticia del día...
¡¡¡¡has vuelto a escribir!!!!

chemagv dijo...

Hombre, cuanto tiempo Antonio sin oirte escribir, me alegro de que hayas vuelto ;-)

Un abrazo

Serfi dijo...

Solo era cuestión de tiempo.Que volvieras a escribir. Aun me acuerdo cuendo llevaste esa bici al curso de tri, como paradigma de bicicleta de triatlon. Y es cierto que lo sigue siendo. Que los muchachos/as del nuevo curso, recuerden como yo, tu bici y eso que la hece tan acojonante.

Bien regresado maestro

antonio dieguez dijo...

Qué puro!!!

pasquicarrilo.blogspot.com dijo...

Que alegria Antonio!!
Un abrazo!

Pablo Cabeza dijo...

Por favor, Antonio, sigue escribiendo.

Talin dijo...

Preciosa manera la de volverte a leer, con este pedazo de post dedicatoria a una grande de siempre.
Dos añitos mayor era la mía, concretamente del 1996 (http://talinbrezmes.blogspot.com/2008/02/pasado-y-presente-sobre-dos-ruedas-2.html), y nunca me he sentido tan proxeneta que cuando a los 4 años la vendí. Pero ella sabe que fue por motivos de espacio. Mi primer Lanzarote con ella, mi primer Zurich con ella, muchas primeras cosas con ella que guardo en el recuerdo. Un abrazo y beinvenido.

Barón de Benta'ko Erreka dijo...

Una vieja maquina hija del inventor de la bici de tri, disfrutala