lunes, 20 de julio de 2009

SEGUIR CORRIENDO



Me he retirado de una carrera tres veces en mi vida. La primera vez fue en un Olimpico en Aguilas sobre el año 99 o 2000. Fui alli lesionado en el tendon de aquiles, pero con la esperanza de poder terminar. Pero en el km 8-10 de la bici, el tendon me paro en seco (crei que me lo habia roto por lo repentino y lo doloroso que fue). Me supo mal pero aquella retirada me parecio plenamente justificada, la lesion me incapacito totalmente para seguir. No pude hacer nada.
La segunda vez que me retire fue en el doble olimpico de Elche del 2006. Durante la natacion, cuando me faltaban apenas trescientos metros para salir del agua, una rampa en el tibial de la pierna izquierda me obligo a parar a estirar. El estiramiento del tibial provoco un tiron en el gemelo...la cosa se fue complicando y acabe con toda la pierna contracturada, desde el pie a la cadera y aullando (literalmente) de dolor...Tuve que subirme a una moto acuatica de la organizacion y acabe en la playa montando un buen numerito. En aquel momento me justifique a mi mismo pensando que no habia podido hacer nada, pero ahora pienso que si hubiera conservado la calma, habria podido salir de aquello (de hecho, años despues tuve una experiencia similar en otra prueba y pude seguir adelante). Esa retirada fue muy dolorosa; una cosa es retirarte en el maraton de un Ironman, pero no conseguir ni salir del agua...patetico.
Mi tercera y ultima retirada fue en el Ironcat 2006 (año fatidico...). Despues de una buena natacion y una bici facil, me puse a correr con buenas sensaciones y un ritmo alto pero comodo. Veinticinco kms despues, era algo asi como un fantasma arrastrandome por L´Ampolla. Deshidratado, con vomitos y con unas sensaciones fisicas muy malas, como nunca habia tenido. Abandone y volvi a boxes andando. Fui a la Cruz Roja y necesitaron inyectarme dos dosis de primperan para controlar los vomitos y "enchufarme" dos bolsas de suero fisiologico. Estaba jodido, la verdad. Pero con el paso del tiempo, he llegado a la conclusion de que podia haber terminado aquella carrera. Tampoco estaba tan mal, no creo que mi salud estuviera en peligro en ningun momento; tan solo estaba deshidratado y vomitando. Nadie se ha muerto por ello. Deberia haber seguido andando, con paciencia, dejando pasar el momento critico en que decides retirarte. Me engañe a mi mismo, convenciendome de que estaba enfermo de verdad.
Todos los que hacemos larga distancia sabemos que en estas carreras hay momentos muy duros, fisica y psiquicamente, en los que no hay que dejarse llevar por el panico. Si eres paciente, si te sobrepones y sigues adelante, saldras del bache y puede que incluso recuperes las buenas sensaciones, el ritmo perdido, la sonrisa en tus labios. Y volveras a ser Finisher.
Nunca debi abandonar en aquel Ironcat. No me lo perdonare nunca y lo llevo clavado como un borron imperdonable en mi curriculum triatletico. Si algo bueno tuvo aquello fue la enseñanza que me aporto. No creo que vuelva a abandonar en una situacion semejante.
¿Y por que todo este rollo?
Porque hay que seguir, no hay que abandonar. Es jodido abandonar, es doloroso y no se olvida. Nunca eres el mismo despues de abandonar. No exagero. Nunca seras el mismo triatleta y tus dudas y tus miedos tendran mas fuerza, tus demonios te gritaran al oido que no puedes, que no tienes lo que hay que tener, que abandones y descanses, que todo aquel sufrimiento no merece la pena...Pero todos sabemos que si merece la pena; si no, no correriamos larga distancia.
Una lesion o una enfermedad verdadera te pueden hacer parar. Pero ¿cuantas lesiones son incapacitantes realmente? ¿cuantas enfermedades o supuestos peligros para la salud son insalvables y no pueden esperar unos cuantos kilometros mas para ser resueltos? Pensemoslo. La mayor parte son excusas. Lo tengo claro y hablo por experiencia.
No es ninguna deshonra retirarse en una carrera. Pero merece la pena seguir adelante. Nadie recordara que aquel dia te retiraste, pero tu siempre lo sabras.
Puede que alguien piense que soy un descerebrado empeñado en arrastrarme hasta la linea de meta, pero creo no es asi. No me gustan nada esas imagenes de gente llegando a meta a gatas, a rastras, dando tumbos y con la mirada extraviada, sin fuerzas para disfrutar el momento. Creo que si realmente estas tan mal para llegar en ese estado, es que no deberias estar ya en carrera. Ademas, te daran tu camiseta de Finisher, pero el Ironman te ha vencido. Pero si que abogo por seguir adelante. Sufriendo, andando, pero hacia delante. Hasta el final.
Me vienen a la mente los ejemplos de Pontano en Lanzarote 2003, cuando tras salir primero del agua, tuvo que andar practicamente todo el maraton y acabo en cerca de quince horas, si no recuerdo mal. O Rutger Beke en Hawaii 2007, cuando anduvo muchos kilometros para acabar en mas de once horas, tras haber acabado el año anterior entre los cinco primeros y ser uno de los candidatos a la victoria final. O Sindballe, tambien en Hawaii, bajandose en cabeza de la bici y siendo superado por cientos de triatletas. Estos ejemplos de deportistas de elite que siguen adelante hasta la meta, cuando lo facil seria retirarse, creo que tienen un valor especial. Y, ojo, he nombrado a dos triatletas que han estado bajo sospecha por dopaje; viendo sus actitudes en estas carreras, me cuesta creer que realmente sean tramposos...
En fin, no me quiero extender mas. Espero no tener que tragarme algun dia mis palabras. Es facil decir estas cosas desde la comodidad de un sillon dandole al teclado; otra cosa es estar en el km. 28 del maraton, sin fuerzas ni claridad mental...Espero tener fuerzas para seguir adelante.

8 comentarios:

Nico dijo...

Joder Antonio, deberias de escribir mas, me encanta leer y aprender de tu experiencia, de verdad, gracias.
Un abrazo

Talin dijo...

Buenas Antonio
Yo necesité de un retiro para entender el verdadero fondo y forma, y creo que como tu, podria haber acabado, pero orría el peligro de que hubiese llegado luego a aborrecer todoello, y eso, era mucho arriesgar. Si tienes tiempo y ganas, el 7 de abril de 2008 puse un post sobre eso, aquí el enlace:
http://talinbrezmes.blogspot.com/2008/04/qu-puede-significar-ser-finisher.html

Un abrazo y a seguir escribiendo,... pero sobre todo corriendo.

Anónimo dijo...

Cuando la esencia late en el corazón, el abandono no es más que un paréntesis.. no se abandona lo que se ama.
Caer siete veces, levantarse ocho.
Animo, Mr. Ironman..
Aloha..
Meg.

Juankir dijo...

Es fácil olvidar el sufrimiento después de una carrera, a mí me pasa y lo cuento como si hubiera estado sentado en el cine comiendo palomitas, cuando en realidad he sufrido como un perro

Pues yo creo que si tú te retiraste en ese momento, es porque realmente no se podía hacer más, era imposible terminar.

IRONECU dijo...

Me gusta leerte y comparto todo lo que dices. Mi unico abandono fue por que la organización me retiro en un HIM por hipoglucemia (no permitieron wetsuit en un lago helado), no fue mi culpa ni mi desición seguir, pero es un espina clavada para siempre.

Ahora tengo claro cuando me retiraré, "cuando la organización me obligue", eso si, después de dar guerra.

PEZ dijo...

100000% de acuerdo Antonio.
De todos modos, cada paso que damos nos lleva un poquito mas lejos, siempre.

Un abrazo e intentaré seguir a tu lado,...sin parar.

JESUS dijo...

Antonio, acojonante. Se me ponen los pelos de punta. Gracias por compartir esto con todos nosotros. Eres mucho más grande de lo que ya sabía. Un abrazo desde Miami.

David dijo...

Muy buen post para los que nos falta experiencia.
Gracias por compartirlo.
Saludos desde Montevideo