miércoles, 11 de enero de 2012

MEMENTO MORI

Esto es, tan solo una reflexión personal, no creo que le pueda interesar a nadie, la verdad, pero necesitaba darle un poco de “forma” a todo lo que pienso…

Me tomo este año que comienza como el de mi reencuentro con el triatlón, después de mas de un año de “alejamiento” (lo entrecomillo porque, en realidad, nunca me he alejado verdaderamente de este deporte, ni física ni intelectualmente, aunque si me he sentido alejado espiritualmente durante un tiempo, pero ese es tema para otro post…).

Ahora que, como digo, quiero volver a sentirme triatleta, mi principal reto es encontrar el tiempo y sobretodo, la motivación necesaria para entrenar. El tiempo lo puedo llegar a sacar, aun sacrificando descanso, familia, etc. Encontrar la motivación es una lucha diaria contra mi mismo.

No me quiero excusar (aunque ya lo este haciendo…), pero llevo compitiendo en triatlón desde el año 1991 y esto se nota. Son veinte años de entrenamiento, competición, sacrificio mió y de los que me rodean, etc. Veinte años de estar pensando día y noche en un deporte que me ha cambiado la vida en todos los sentidos.

Repito que no es excusa; conozco muchos que llevan mas tiempo que yo en esto y aun “les brillan los ojos” como el primer día. Pero también conozco a muchos que lo dejaron hace tiempo…

Yo, de momento, soy de los primeros. Pero me cuesta cada día más.

Le estoy dando muchas vueltas a un tema: ¿será buena idea intentar volver a ser Ironman Finisher este año? ¿No seria mejor dejar pasar un tiempo y esperar a una época en que me sea mas fácil integrar el entrenamiento en el resto de mi vida? ¿No seria mejor esperar a estar realmente motivado? ¿Lo estoy ahora, realmente? Tengo muchas dudas, como se ve.

Por otro lado, la idea de “esperar” cada vez me gusta menos; la vida nos da muchas sorpresas, no siempre agradables (acabo de vivir una experiencia familiar que me ha hecho pensar sobre ello) y prefiero aprovechar el momento mas próximo a aquel que creemos llegara y será perfecto; normalmente ni es como esperábamos y, muchas veces, ni siquiera llega. Carpe Diem que dirían unos. Memento Mori, prefiero decir yo. Este año 2012 cumplo 46 y empiezo a pensar con mucha frecuencia en esta frase…

Quizás la clave para no abandonar y llevar a buen puerto todo esto, sea disfrutar con el día a día, disfrutar con cada brazada, cada pedalada, cada zancada. Saborear los pequeños detalles, el momento, el instante. No pensar en el día D, sino en el momento presente.

No me veo capaz de seguir un plan de entrenamiento estricto. No solo eso; no me veo capaz de seguir ningún plan. Si me veo capaz de pensar que es lo que mas me gustaría hacer hoy y hacerlo. Me veo capaz de disfrutar una vez más de la misma ruta recorrida miles de veces. Me veo capaz de dormirme pensando en como seria la carrera perfecta, el ironman perfecto…

De momento estoy entrenando medianamente bien, aunque algunos días después de entrenar llegue a casa bastante decepcionado con mi estado de forma: patético, lamentable, penoso…son los adjetivos que más suelo utilizar últimamente. Pero sigo entrenando e ilusionándome con la idea de ponerme un dorsal.

Joder, menudo rollo he acabado metiendo.

Si alguien ha llegado hasta aquí, que me disculpe por el ladrillo.

10 comentarios:

PEZ dijo...

Creo que el mejor planning es tenerlo solo si te mueres por tenerlo y si no,...el mejor planning es no tener planning y,...te copio:

"Quizás la clave para no abandonar y llevar a buen puerto todo esto, sea disfrutar con el día a día, disfrutar con cada brazada, cada pedalada, cada zancada. Saborear los pequeños detalles, el momento, el instante. No pensar en el día D, sino en el momento presente. "

Carpe Diem Antonio, Carpe Diem y déjate de hostias,...NO MIRES A NADIE, NO TE COMPARES, y verás como pronto desaparecen esos adjetivos que te vienen a la cabeza.

SOMOS MUY AFORTUNADOS, tenemos una salud de hierro, una forma física embidiable (insisto,...no mires a quien no te quiera como TU necesitas que te quieran porque TU eres lo primero), unas pelotas como ruedas de molino y vamos pudiendo con todo (curro, niños, economías, familia, amigos, compromisos,...), que no es moco de pavo.
Cargate la niebla a base de pedaladas, zancadas y brazadas, si tiene que ser solo, que así sea, si no,...con quien te haga feliz,...estadísticas a parte.

Y si en 2012 es que si,...genial, y si no,...si has conseguido disfrutar por el camino de esos "ratitos robados"....pues también mejor.

Carpe Diem!

Fdo.-El que se quedará cojo de un día a otro sin previo aviso.

Javi dijo...

Animo campeón! Tan sólo es un pequeño mal momento. Saludos.

Nico dijo...

bueno...bueno....menudo cacao Antonio.... je je je.
Yo lo unico que te puedo decir es que lo mas importante que me habeis enseñado en TriLife es a disfrutar. La suerte que tenemos es que podemos elegir........ solo hazlo si vas a disfrutar el camino...... ya que como sabes es largo.
Cuidate y un abrazote desde italia.
P.D. si no lo haces este año yo me apunto al que quieras en 2013....... me tengo que vengar del diablo de Timanfaya. :)

antonio dieguez dijo...

Pez: Me gustaria llegar a disfrutar cada piedrecita del camino, como haces tu. Estoy intentandolo, de verdad. Solo asi hare (haremos)nuestros sueños realidad. Como dices tu muchas veces: "...yo ya vivo en Kona". Eso es lo que quiero aprender.

Javi: Gracias por los animos. No es que sea un mal momento, es tan solo el momento actual. Un abrazo y que sepas que sigo tu blog aunque no haya hecho aun ningun comentario. Gracias de nuevo.

Nico: Nicolas!!! Todos hemos aprendido de TriLife, es verdad. Lo de Lanzarote 2013 ahi queda...seria chulo volver a Lanzarote y compartirlo contigo. Un fuerte abrazo y un beso para Inda y los peques.

tonicendon dijo...

El futuro no existe, cuando exista será presente y del pasado no podrás cambiar nada, la única oportunidad de hacer algo que puedes tener se presenta solo ahora, así que ya sabes, si tienes motivación es suficiente. Lee la última entrada de mi blog que hablo un poco de eso.
Ah, yo pienso que es mejor arrepentirse de lo que se hace que de lo que no se hace.
Un saludo y a disfrutar que te quedan tres días de vida y a mí dos.

Pablo Cabeza dijo...

No hay otra ruta abierta para durar, que la de disfrutar del camino. Solo el deleite jornada tras jornada, (y sin obviar que habrá momentos duros, pero que en el balance compensan) nos conducirá sólidamente a esta ó aquella prueba. No es triatleta el que más compite, (ó no más triatleta), sino el que sabe captar el disfrute, el gozo del entrenamiento cotidiano.

abrazo.

antonio dieguez dijo...

Toni: Llevas razon; el futuro no existe. Cada vez me doy mas cuenta de que mientras aun pòdamos, hay que aprovechar el presente, es lo unico que de verdad tenemos. Envidio la intensidad con que lo vives todo, Toni. Por cierto, recuerdos de Vanesa, la Alicantina que estuvo contigo en Kona.

Pablo: Yo soy de los que tu mencionas, nunca he competido mucho, siempre me ha gustado mas entrenar. Pero creo que para sertirse plenamente triatleta, no queda mas remedio que competir de vez en cuando. Un abrazo.

Ferran Vila dijo...

"La vida es eso que pasa mientras hacemos planes" leí no se donde una vez. Quizás por eso es mejor vivirla que planificarla, aunque también hace falta cierta anticipación para conseguir retos,...quien sabe, dudar es esencia human. Siento admiración por los que llevais tanto en esto y seguís luchando. Yo que llevo 4 temporadas aveces me pregunto hasta cuanto tiempo la ilusión me permitirá recorrer una y otra vez el mismo pedazo de asfalto. Un saludo, me ha gustado mucho el post.

Anónimo dijo...

'Bueno, quizá no sea tan malo formar parte eternamente de la pasión que te ha consumido'. Recuerdo aún el escalofrío que me produjo la frase de un reportaje de Alpinismo con la que despedía la voz en off la escena de los restos de un alpinista en una de las aristas del k2, descubierto por una expedición que luchaba por conquistarlo. Siento una gran admiración por todos los triatletas, Antonio, pero soy consciente del enorme sacrificio al que se someten día a día, y para mi más que un sacrificio por la dureza de entrenos, es sacrificio por aquello q sacrificas para poder practicar un deporte tan exigente en todos los sentidos, ese enorme coste de oportunidad que tiene tanto tiempo dedicado a una pasión. Yo soy maratoniano, y ya la exigencia a veces me desborda, pero es tanto lo q me aporta que no es que haga maratones, es que soy maratoniano (lo llevo también a otros ámbitos de la vida). Cuando las obligaciones me absorben y el entreno pasa a ser una más, suelto lo justo para que me enganche el "mono" y, entonces, salgo al solecillo de enero en Alicante a trotar, y a respirar, y a afinar la zancada, y a descubrir porque hago esto desde hace tanto tiempo y siempre siento que suma, no que resta. Si fuera de otro modo, me costaría mucho seguir, me refugiaría en otras actividades o caminos. Pero si fuera triatleta y no me diera el escalofrío al mirar hacia el Cabeço y pensar en la bici, al mirar hacia el mar y pensar en la natación correcta y en sintonía con el medio, al correr por una ruta y sentir que la barrita del cargador va en aumento, me detendría a reflexionar, a esperar que esa "adicción-adición" me vuelva a seducir, o a centrarme en uno de los tres deportes que más me seduzca, hasta que vuelva a sentir esa "llamada". Perdón por el rollazo, pero es difícil explicar algunas cosas en pocas palabras. Yo no sé, al menos.
Saludos.
Néstor.

antonio dieguez dijo...

Ferran: Gracias por tus palabras. No se,algo debe tener este deporte de especial que nos atrapa de esa manera. Un abrazo.

Nestor: No es distinta la entrega y la pasion de un maratoniano o triatleta. Al menos asi lo veo yo. Como tu bien dices, lo duro es sacrificar otras tantas cosas en pos de cumplir nuestras aspiraciones deportivas. Eso es lo que realmente me cuesta; irme a entrenar y robarle una hora de juego a mi hijo o un rato de conversacion con mi mujer y mi hija...
Un abrazo, Nestor.