viernes, 30 de diciembre de 2011

PROMETE...


Un libro que en sus primeras paginas incluye frases como las siguientes, promete ser muy interesante:

"....cometo muchos errores, sigo aprendiendo y aun tengo mucho por aprender"

"....este libro, cuyo proposito es apartar toda la basura teorica, cientifica y tecnologica a la que estan expuestos los corredores occidentales y revelar una forma de correr mejor y con mayor satisfaccion, lo que inspira una confianza mucho mayor: escuchando al cuerpo y aprendiendo de el"

".....ningun instrumento fabricado por el hombre podra jamas regular el rendimiento deportivo mejor que el cerebro. Esto es un hecho. ¿No es magnifico que nada que venga dentro de una caja pueda mejorar el rendimiento deportivo mas que la comunicacion entre el cerebro y el resto de nuestro cuerpo?"

Como decia, promete.
Descubri este libro por casualidad, pero cuando vi quien era el autor, no dude un segundo en comprarlo; ya habia leido varios articulos de Fitzgerald y siempre me habia gustado esa capacidad suya de cuestionarse todo, hasta lo que parecen "dogmas de fe" en lo relativo al entrenamiento.
Ya veremos que pasa comforme avance la lectura, solo llevo leidas unas cuantas paginas, pero seguro que no me deja indiferente.

5 comentarios:

PEZ dijo...

Me lo compro hoy....

Anónimo dijo...

Muy buenas: Lo ley hace unos días y realmente te hace reflexionar sobre lo que hacemos cotidianamente (en mi caso correr). Veo mensajes muy contradictorios entre diversos capítulos que vendrían a decir: evita el dolor y diviértete, por un lado, no huyas del dolor, que es tan sólo un concepto, y haz el entreno más duro, por otro. En otros aspectos, plantea más preguntas que respuestas. En cualquier caso, hace reflexionar y hace que a veces, los más analíticos, nos olvidemos de los chismes y nos centremos en nosotros mismos. Buen año. Gracias por tus posts.
Un saludo.
Néstor.

Pablo Cabeza dijo...

Muy interesante!!!

Me lo compraré, pero... algunas reflexiones...

Y si el que empieza a correr no tiene cerebro?? jeje, suena a coña, pero es más habitual de lo que creemos. Bueno, lo podemos suplir con experiencia.

Pero si no tenemos experiencia??

Correr por sensaciones es siempre la etapa final para un corredor inteligente y experto. Pero hasta llegar a esta categoría hace falta mucho tiempo, al menos una vuelta al mundo, porque las sensaciones a veces son subjetivas y pueden engañar.

Un abrazo.

p

antonio dieguez dijo...

Pez: creo que merece la pena hacerlo, aunque yo solo he leido unas cuantas paginas...ya me contaras.

Nestor: Quizas eso es lo que mas me gusta de Fitzgerald; que se cuestiona todo y nos deja las respuestas a cada uno de nosotros. La individualidad es un concepto que no deberiamos perder de vista cuando se habla de entrenamiento.

Pablo: Y que lo digas....con un poco de sentido comun creo que todo seria mucho mas facil. Como tu dices, creo que el equilibrio es lo ideal; aprovechar los frios datos que nos dan pulsometros, medidores de potencia, etc, pero que al final las decisiones se tomen con sentido comun y escuchando a nuestro cuerpo y nuestro cerebro... aunque haya que desoir los frios datos.

Un abrazo a los tres y gracias por vuestros comentarios.

Anónimo dijo...

Hola de nuevo: Yo a este autor lo solía leer en inglés antes de que se animaran a traducirlo, aún así al que más respeto guardo (también presente en su libro) es a su compatriota Jack Daniels (el nombre ya imprime carácter, eh?). Los que disfrutamos de la carrera también desde la perspectiva científica, buscamos siempre monitorizar y analizar variables. Al final, vas en el último tercio de la maratón, tu T6 no falló jamás en los 2000 kilómetros anteriores, y de repente decide 'que te va a mentir un poco', unas 40 ppm más o menos de lo que debería. Así que te cabreas (2´) mientras lo miras y cabeceas, te resignas, te serenas (3´), buscas tu zancada, tu respiración, tu postura... y disfrutas (50´). Te ries por buscar fuera lo que ya está dentro. Un saludo, Antonio.
Feliz 2012.
Néstor.